Posts Tagged ‘Ofelia

18
Abr
11

Cuadros para una Exposición.

Ofelia de John Everett Millais.

“Inclinado sobre un riachuelo elévase en la orilla un sauce que refleja su follaje en la corriente cristalina y a él se encaminó Ofelia ataviada con caprichosas guirnaldas […] Trepaba la infeliz por el ramaje para colgar en el árbol su corona de flores silvestres, cuando una pérfida rama, medio desgajada, se tronchó, y la desgraciada ofelia, con sus campesinos trofeos, cayó en el riachuelo deshecho en llanto. Las ropas, huecas y extendidas, la sostuvieron a flote, semejante a una sirena, durante breve espacio; pero, luego, arrastrándola hasta el fondo cenagoso, la infeliz encontró la muerte.”

                                                                   Hamlet. ( William Shakespeare)

Si hay una frase que puede resumir a grandes rasgos la estética de la escuela Prerrafaelita es aquella que dice “hay un sentimiento que nunca se ve expresado en estos cuadros, y es la alegría” y en efecto, la tristeza, la melancolía, los ensueños, las miradas perdidas o dirigidas al vacío o la soledad son las expresiones o sentimientos que nos transmiten estas pinturas de la Inglaterra decimonónica.

En este caso de Ofelia estamos ante la culminación de todo este ideal de decadencia, de pérdida, de desolación, pues se trata de la muerte de una joven noble danesa, Ofelia, prometida del príncipe Hamlet, que, tras los sucesos que han acaecido en su familia, sobre todo tras la muerte de su querido padre, llega a perder la razón y después de vagar errante ataviada de flores y guirnaldas que ha recogido por los bosques aledaños, decide depositar en la rama de un sauce su corona de flores en señal de ofrenda, desgraciadamente, ésta se parte haciendo caer a la joven en el arroyo y provocando su muerte.

Millais retrata el momento en que Ofelia ha caído al arroyo y aún no se ha hundido, pues las capas de su vestido la mantienen a flote todavía,
em el momento que el agua, poco a poco vaya conquistando su terreno, la joven irá adentrándose en sus dominios para al final perecer ahogada.

¿Y la mirada de Ofelia? ¿expresa ese temor a la cercana muerte, ese horror ante la nada? No. Ofelia, como hemos dicho era incapaz ante su propia angustia, no estaba dentro de si, pues había perdido la razón y no era conscientede sus actos. Se la ve templada, coronada por una guirnalda de flores, es arrastrada río abajo mientras canta, inconsciente del peligro de ahogarse, pues se ha vuelto loca…qué pocas cosas tan románticas como la pérdida de la razón, la locura, la entrega al destino y la incapacidad humana ante la inmensidad de la naturaleza.

La modelo elegida para encarnar la figura de Ofelia, fue, por supuesto, Lizzi Siddal; alta, delgada, y con el cabello color rojo cobrizo, encarnaba el ideal de belleza femenina de los prerrafaelitas. La hizo posar en una bañera…algo nada saludable en la fría y húmeda Inglaterra…pero bueno, era por amor al Arte.

En cuanto a la técnica, me parece preciosa la idea sobre como se nos presenta la vegetación de la orilla, pues dice que es casi surrealista en su nitidez y corresponde a la visión alucinatoria del mundo onírico y fantástico de Ofelia. Representa, pues una concepción de la belleza que surge de la melancolía (siempre la melancolía) y de la entrega al destino.
Como podemos observar en la pintura los detalles en las flores, los arbustos, la vestimenta de Ofelia, están cuidados al máximo, Millais se obsesionó bastante en esto, la representación minuciosa de la vegetación hasta casi llegar a lo microscópico ayuda a  expresar aún más el estado psicológico extremo de la heroína.

Fue expuesta en Paris en 1855 y fue admirada sobre todo por sus detalles naturalistas.
El año 2002 que fue el que tuve la suerte y el placer enorme de contemplarlo ante mi, se encontraba en una graciosa sala de la Tate Gallery de Londres (cerca de la Abadía de Westminster y la magnífica y medievalizante puerta de los Reyes del Parlamento) acompañada de la “Muerte de Chatterton” y “La Dama de Shalott”, demasiado bonito para un chico de aldea de 800 habitantes de la provincia de Valencia, pero a veces los sueños se cumplen, y uno de los míos era visitar y contemplar esos Santos Lugares del Arte.